Botiquín perfecto para viajar con niños

Ya sabemos que viajar con niños no es nada fácil y que de vez en cuando nos dan un susto que otro. Eso se  complica aún más cuando estemos fuera de casa. 

Hoy os traigo información para preparar un botiquín completo que nos sacará de esas situaciones complicadas.

Aunque nos pueda pasar de todo, habitualmente podemos encontrar con dos situaciones bien diferenciadas. Por una parte una enfermedad común (fiebre, catarro, tos, mocos, vómitos…) y por otra, traumatismos como golpes, heridas, quemaduras…

Para ello clasificaremos en 2 los materiales que necesitaremos.

  •  ENFERMEDAD COMÚN:
  •  

Si nos encontramos con que el niño no se encuentra bien, lo primero será mirar si tiene fiebre. Para ello será  imprescindible tener un termómetro a mano. Necesitaremos también un antitérmico ( ibuprofeno-dalsy y/o  paracetamol-apiretal ), para poder bajar la fiebre. ¡Cuidado con los botes de estos jarabes! Si viajáis en avión y no tenéis intención de facturar la maleta, tener en cuenta que tienen que ser de plástico y contener menos de  100ml.

Comer fuera de casa, según en que país puede ser algo peligroso, por las típicas diarreas. Por lo que unos sobres de Suero de rehidratación oral (el típico suero-oral) siempre nos vendrá bien para los primeros momentos. Los niños se deshidratan con mucha facilidad y es importante empezar con una buena hidratación en cuanto empiecen los primeros síntomas.

Antihistamínicos para las picaduras de los mosquitos o de las arañas, tipo roll-on (insechdu,fenestil …). Suelen ser muy útiles en verano.

Imprescindible la medicación crónica o habitual que necesita el niño (inhaladores, insulina…).

TRAUMATISMOS:

Árnica para los golpes inesperados.

Puntos de papel, para las heridas un poco más abiertas, pero que no necesitan acudir al médico.

Apositos llamados segunda piel. Son como los famosos compeed pero más grandes. Hay varias marcas (Varihesivemepitel…). En vez de llevar las típicas tiritas que no valen casi para nada las sustituimos por estos apósitos. Se pueden recortar al tamaño que necesitamos y se pueden utilizar casi en todo tipo de rozaduras, quemaduras, heridas… y además son impermeables.  Perfectos para poder seguir disfrutando de la playa o de la piscina. Pueden aguantar hasta 7 días colocados. Si es verdad que no son nada baratos, pero os aseguro que os sacarán de muchos apuros. En nuestra familia no hay botiquín sin estos apósitos.

Gasas, suero fisiológico y betadine en unidosis.

Si metemos todo esto en un neceser pequeñito, ya tenemos nuestro kit de  supervivencia listo y preparado para viajar por todo el mundo.

Botiquín perfecto para viajar con niños